Este mes, concretamente el 7 de Abril, se celebra el Día de la Salud Mental. Aunque este tipo de enfermedades son tan importantes como cualquier otra, por desgracia a menudo quedan en un segundo plano, aunque en 2020, con el teletrabajo y los riesgos psicosociales que de ellos se han derivado, parece que los problemas psicológicos y/o mentales se han hecho más visibles.

La salud mental es un problema importante. En 2019, la Organización Mundial de la Salud (2019) afirmaba que 264 millones de personas en todo el mundo  padecían depresión, enfermedad que sin duda afecta tanto a nivel personal como laboral.

Las condiciones de trabajo juegan un papel fundamental en la salud mental. Recordemos, una vez más, que el estrés, considerado un problema de salud mental, es una de las enfermedades más comunes en el trabajo. Mantener un entorno saludable para el trabajo es clave para evitar este tipo de problemas.

Riesgos para la salud mental relacionados con el trabajo

Son muchos y diversos los factores del entorno laboral que pueden afectar a la salud mental de un trabajador. Como sucede en caso de estrés laboral, la mayoría de los casos están relacionados con una interacción inadecuada entre el tipo de trabajo, el entorno organizativo y directivo. También afectan seriamente las aptitudes y competencias de los trabajadores y la ayuda que la empresa presta al empleado para desarrollar su trabajo en las mejores condiciones y sin riesgos psicosociales.

La falta de flexibilidad en el trabajo así como el mal ambiente laboral (entre compañeros, por ejemplo), así como inapropiadas políticas de comunicación o ineficaces protocolos de prevención de riesgos laborales (PRL) son algunos de las causas más frecuentes que acaban provocando problemas de salud mental en los trabajadores.

Los problemas también pueden venir causados por el trabajo en sí, ya sea por el tipo de trabajo o por el volumen (muy habitual), lo que se acentúa aun más en perfiles profesionales de alta responsabilidad o que tienen equipos a su cargo.

Aunque parezca un problema limitado al entorno escolar, también a veces se produce acoso psicológico entre compañeros, y muy a menudo la persona que lo sufre no sabe cómo actuar ante ello, lo que genera frustración.

Como cualquier otro problema de salud laboral, la salud mental tiene consecuencias para las empresas, que dejan de ser saludables y, además, pueden ver disminuir sus beneficios debido al bajo rendimiento de la persona (o personas) afectadas.

Es obligación del responsable de salud y seguridad laboral de tener un protocolo concreto ante los problemas de salud mental de los trabajadores. Un software especializado en PRL ayudará sin duda a tener bajo control la gestión de este tipo de problemas.