Ante la “nueva normalidad”, más seguridad laboral